Colegio Antonio de Nebrija

Educamos para Ser Felices

Colegio Antonio de Nebrija

Educamos para Ser Felices

Modelo EFQM

Son varios y muy diversos los programas y proyectos que se han trabajado y trabajan en el Colegio Antonio de Nebrija, desde sus orígenes.

Todos conducen a la formación integral del alumno y requieren de un cuadro de profesionales suficientes y cualificados. Gracias a ello el colegio ha consolidado un Plan de Estudios con carácter internacional y trilingüe y ha cosechado unos resultados académicos en los alumnos que rozan el cero por ciento de fracaso escolar. Todo ello conseguido en entornos totalmente inclusivos y felices.

El Programa Estrella para el logro de todo lo anteriormente expuesto es el de Desarrollo de la Inteligencia Emocional, Social, Artística y Deportiva.

Con él todos aprendemos a desarrollar la capacidad de entender y manejar nuestras emociones y sentimientos, relacionados con los demás. Es un programa que abarca varios subprogramas en los que está inmersa toda la Comunidad Educativa del Colegio.

Pretendemos que nuestros alumnos adquieran competencias y valores a nivel internacional, que les sirvan para toda la vida y en cualquier lugar.

Con este programa los educadores aprendemos a dominar nuestras emociones, a conocernos y valorarnos como equipo, a tomar decisiones adecuadas, a asumir responsabilidades de forma ejemplar, a resolver conflictos eficazmente etc. Con esta formación y con la aplicación de la misma de forma ejemplar en la vida colegial, por nuestra parte, conseguimos que los alumnos se sientan felices y seguros y mucho más motivados para aprender y que, por lo tanto, la colaboración en el proceso enseñanza-aprendizaje sea mayor. Con esto mejora el rendimiento académico, la satisfacción del profesorado y de las familias y aumenta y genera confianza de forma automática.

Todos los colegios deberían integrar el aprendizaje emocional y social en su Comunidad Educativa, comenzando siempre por la formación del profesorado y de sus equipos directivos.

En resumen, con la aplicación de programas de inteligencia emocional, creativa y social:

  • Aumenta la autoconciencia y la autocomprensión con lo que también aumenta la seguridad en el alumno.
  • Aumenta la capacidad de autocontrol y de relajación y con ello se liberan tensiones y malestar.
  • Aumenta la capacidad de enfrentamiento a situaciones de conflicto y de estrés y la capacidad para la utilización de herramientas de control.
  • Aumenta la capacidad de concentración y de aprendizaje en los estudios.
  • Aumenta el control sobre pensamientos negativos y prejuicios.
  • Aumentan los valores de empatía, solidaridad y responsabilidad social.
  • Aumenta y mejora la comunicación y el entendimiento entre profesores y alumnos, gracias a que se comparten asiduamente sentimientos y emociones.
  • Aumenta el rendimiento en lectura, escritura, razonamiento lógico etc y por ende en el resto áreas.

Con este programa se consigue una educación responsable, en entornos que favorecen el crecimiento físico, artístico, creativo, emocional, intelectual y social. Lo que podríamos llamar Escuelas Felices.

Facilmente